(0)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga

Dr. Lecter tiene uno de los mejores blogs de humor de toda Blogolandia. Sin embargo, el post que acaba de sacar sobre la Santísima Postulación de Cristina me hizo reír mucho.
¡Quiero YA una copia física de esta estampita para tener la billetera!
UPDATE: Mi amigo f. me exige que publique este video sobre el marido de la futura presidente. Cumplo con los deseos de mi amigo:

http://www.youtube.com/watch?v=RwWqDdFOPLM]

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(0)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga

Hoy: Leonardo Simmons
Leonardo Simón Wowe nació el 1º de septiembre de 1947, en Villa Crespo. De familia humilde, Simons (tal como eligió por apellido artístico) comenzó a trabajar como vendedor ambulante a los 11 años, y más tarde, dio rienda suelta a su vocación con la animación de bailes escolares, durante los fines de semana.
A la hora de elegir su vocación, estaba enfrentada la voluntad de su familia con sus ganas: Leonardo se inscribió simultáneamente en la Facultad de Ingeniería y en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica, lugar donde finalmente forjó su carrera.
En 1968 Simons comenzó su carrera televisiva en Canal 13 con “La campana de cristal”, junto a Nelly Raymond y Fernando Bravo, y “La Feria de la Alegría”, con Guillermo Brizuela Méndez. Al poco tiempo, pasó a Canal 9, donde se convirtió en un referente indiscutido de la conducción de programas de entretenimientos, entre los que se destacaron “Música en Libertad”, “Rumbo a la fama”, “Sábados de la bondad”, “Domingos para la juventud” y “Finalísima”.
En Canal 9 encontró su hogar, y pasó más de 20 años en esa pantalla, hasta 1991. En 1993 volvió a la tele por Telefé, para conducir “Ta Te Show”.
El 15 de octubre de 1996, a los 49 años, Leonardo toma la trágica decisión de quitarse la vida arrojándose por la ventana de su oficina de la calle Córdoba 1351. Dos de sus empleadas, al advertir que verlo, le tomaron de las piernas y del pantalón, pero el locutor se lo desabrochó y cayó al vacío. Su cuerpo no llegó a tocar el suelo, pues quedó suspendido sobre un aparato de aire acondicionado.
Nunca quedaron claras las razones de su decisión. El animador dejó tres cartas explicando las causas de su fatal decisión, cuyo contenido y destinatarios se ignoran. Muchos señalan a Bernardo Neustad, que llevó a cabo una campaña contra el hermano de Leonardo, el ex juez Juan Carlos Wowe, detenido y acusado de recibier coimas, al momento del hecho.
Lo cierto es que pronto de corrió la voz de que se podía invocar a Leonardo como cábala para ganar al Toto-Bingo y al CASH. Lo curioso es que, por una confusión muy extendida, la gente cree que Leonardo era el dueño de la Empresa de Colchones Simmons. Aun cuando el dato es falso, muchos vecinos del Once afirman que luego de prenderle velas tras noches con dolores de ciática, Leonardo ha concedido el milagro de convertir en KingSide un catre.

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(0)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga

Hoy: Cristina Lemercier
Cristina Noemí Perone nació en 1951 en San Miguel, pcia. De Buenos Aires.
De vocación actriz, en la década del setenta participó de varios programas de televisión, algunos de ellos muy exitosos, como Alta Comedia, Obras maestras del Terror, La ronda de los pibes y Papá solo.
Sin embargo, su gran oportunidad llegó cuando en 1982 le propusieron hacer en ATC una nueva versión del clásico de Abel Santacruz, Señorita maestra. Allí encarnó a Jacinta Pichimahuida, la maestra que ganó los corazones de todos los chicos (y grandes).
Su Jacinta, junto con los recordados Cirilo Tamayo, Etelvina Baltasar, y el redondito Palmiro Caballasca, marcaron a fuego a una generación que la adoptó como paradigma de la enseñanza primaria.
Luego del exitazo, Cristina nunca pudo repetir esa suerte con otro ciclo. En la década del noventa regresó con Dulce de Leche y Boomerang, también por el canal oficial. Este protagonismo en Canal 7 alimentó rumores de una relación con el entonces presidente Carlos Saúl Menem. En 1991, en un acto por el Día de la Independencia en Tucumán, Cristina apareció en el Palco Oficial junto al presidente.
A partir de allí todo fue una pesadilla para la ex.Jacinta. Ella negaba todo “¿Un romance con Menem? Es ridículo. Fui invitada con mi familia. Por ese disgusto estuve 33 días en terapia intensiva con pancreatitis”
En 1996, y por causas que aún no quedan claras, Cristina se voló los sesos de un disparo. Tras una agonía de cinco días, murió el 28 de diciembre de 1996 en un sanatorio de San Miguel. La única testigo del suceso, Ana María Russo, declaró que fue un accidente, pero nunca nadie entendió cómo fue que le salió en tiro por la culata.
Su cuerpo descansa en el cementerio de la Chacarita. Con el paso de los años, muchos mitos se tejieron alrededor de la persona de Cristina. Se cree que Cristina realizó numerosos milagros relacionados con la educación: muchas maestras la invocan cuando tienen un grupo tumultoso, cuando pierden el registro de asistencia o cuando tienen muchos exámenes que corregir. Otros creen que nombrando a Jacinta cuando uno carga el lavarropa, los guardapolvos salen más blancos, con un aura casi celestial. Diariamente, son muchos los fieles que le depositan una manzana en su lápida, en recuerdo de la maestra. Cuenta la leyenda que estas frutas nunca se pudren, y que quien las come no desaprueba jamás un final.

Más sobre Jacinta acá, acá y acá.

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(1)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga


Hoy: Marta Ballina
Marta Ballina es, sin lugar a dudas, el nombre que viene a la cabeza cuando uno piensa en el mazapán, la pasta de chocolate y los piquitos de decoración. Es la Maestra de la Decoración Artesanal de Tortas en Argentina
Interesada desde niña por la repostería, Marta aprendió los gajes del oficio en la fábrica de tortas que su familia poseía.
En 1972 inaugura su primer instituto de enseñanza. En poco tiempo pasó de 400 alumnas a 1.200 egresadas por año. Pionera, no sólo ejercía la docencia, sino que supo antes que nadie que el poder estaba en los medios. Su primer revista fue la clásica “Decorando Tortas”, en 1983, a la que siguieron “La Repostería de Mamá Ballina”, “La Cocina de Mamá Ballina”, y el famoso “Masapark”. Ante semejante éxito nace Ediciones Ballina, que se dedica no sólo a revistas, sino también a videos didácticos e interactivos, con gran llegada a toda América Latina (Miami y Puerto Rico incluídos). En el Imperio Ballina la clave fue siempre la tele. Con un carisma único, Marta se convirtió en un clásico de la tele desde 1986, y fue una de las pocas figuras que participó durante 10 años ininterrumpidos en “Utilísima”.
Marta Ballina tuvo una participación exitosa en Sugarcraft ’97, la 4° Exhibición Internacional del Arte del Azúcar, que se llevó a cabo en Inglaterra. En este evento, fue reconocida la alta calidad y creatividad de sus trabajos y publicaciones. Lamentablemente, al regresar de ese viaje, el taxi que la traía desde Ezeiza tuvo un terrible accidente. Marta muere el 24 de junio de 1997.
La carisma y bonda de Marta no pasaron desapercibidos por quienes la rodearon. Aún viva, muchos testigos afirman que algunas de las criaturas que ella creaba en mazapán con sus manos cobraban vida. Por ejemplo, para la fiesta de quince años de su hija, Marta realizó una elaborada decoración con palomas blancas tamaño natural en la torta. Luego que la niña soplara las velitas, y ante la mirada azorada de los invitados, Marta sopló sobre las palomas, que cobraron vida y salieron volando por una de las ventanas del salón.
Luego de su partida, muchas mujeres afirmaron haber recibido favores y milagros de Marta. Un glasé que no se derrite a pesar de un pesado día de verano, una cobertura de mazapán que no se pone fea con el paso del tiempo y otros hechos extraordinarios le son adjudicados a Ballina.

Update: Muchos dicen que Marta Ballina encontró la muerte que merecía: en el choque, se hizo torta.

Más sobre Marta Ballina acá y acá

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(0)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga

Hoy: Gilda

Nació como Mirian Alejandra Bianchi el 11 de octubre de 1961, en Villa Devoto, Buenos Aires. Estudió para ser Maestra Jardinera y también, el profesorado de Educación Física, pero nunca terminó las carreras. Se casó joven, a los 18 años, con Raúl Magnín con quien tuvo dos hijos, Mariel y Fabrizio.
A los 29 años, separada, Mirian se presenta para un casting donde buscaban una cantante para un grupo musical. Allí conoce a Toti Giménez, compositor y tecladista, quien también seria su pareja. Elige el nombre artístico de Gilda (en árabe, “cantar, brillante”).
Rápidamente conoció la fama con sus discos “De corazón a corazón” (1993), “Corazón herido” (1994) y “Pasito a pasito” (1995), que incluía el hit “No me arrepiento de este amor”. Ese mismo año edita su disco más famoso, “Corazón Valiente”.
El 7 de septiembre de 1996, en plena gira, un camión embistióo de lleno al micro donde viajaba, en el kilómetro 129 de la ruta 12, Entre Ríos. En el accidente mueren Gilda, su madre, su hija Mariel y tres de sus músicos de la banda.
Pronto se multiplicaron los testimonios de milagros que se adjudicaron a Gilda. Estos milagros abarcaban todo el arco posible: desde los sencillos y personales hasta otros de gran envergadura como curaciones desahuciadas por los médicos.
Hoy, en la finca donde se produjo el accidente, se erige un templo a la cantante. Lejos de la calma propia de los lugares sagrados, en el Santuario de Gilda se pueden escuchar continuamente su música. El ‘santuario’ es un pequeño recinto con forma de capilla. Las paredes exteriores están cubiertas de pequeñas placas de agradecimiento a la cantante y su interior es un espacio de ofrenda y devoción a la cantante fallecida. En la parte central, y a modo de sencillo altar, se encuentran numerosas fotos de la cantante, siempre adornadas por flores frescas, algunas imágenes de santos y ángeles, y recortes de periódico que recuerdan la vida profesional y personal de Gilda. Además de estas imágenes, todos los rincones del pequeño recinto están atestados de objetos cotidianos: vestidos de boda, prótesis ortopédicas, matrículas de coches, muñecos de peluche, banderas de equipos de fútbol y todo tipo de objetos personales con los que los devotos de Gilda pretenden devolverle a la cantante los favores concedidos.
En la finca que alberga el santuario se encuentra aun el autobús en que Gilda encontró la muerte. El vehículo calcinado es un pequeño museo de exvotos de agradecimiento a la cantante.

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(1)

Santos Argentinos: Osvaldo Pugliese

Publicado por Capitán Intriga

Entre miles de artistas yetas (que este blog no va a mencionar), el ambiente artístico argentino sólo reconoce unánimente a un santo: Osvaldo Pugliese.

El famoso tanguero es toda una salvaguarda para los artistas. Ya en vida era considerado un amuleto de buena suerte y él lo sabía: se llamaba a sí mismo “la medallita del pueblo”.
Cuando León Gieco dice “siempre mencionamos a Pugliese” en ese pastiche de canción que es “Los Salieris de Charly“, hace referencia a esta cábala. No hay camarín que no tenga una foto de Pugliese.

Hay muchos relatos de pequeños milagros que se le adjudican: que vuelva la luz en medio de un apagón en pleno concierto, que aparezca un instrumento perdido con sólo pronunciar el nombre del santo, o que se solucionen problemas informáticos (el técnico en grabación Sergio Paoletti afirma que cuando una máquina de su estudio se colgó y amenazó formatear todo el material, lo solucionó renombrando todos los archivos como Pugliese). Hay que pronunciar el nombre del santo antes de empezar un espectáculo, en vez del vulgar merde, merde, merde.

En el último festival de Tango de Buenos Aires se distribuyó una estampita que decía:

“Protégenos de todo aquel que no escucha. Ampáranos de la mufa de los que insisten con la patita de pollo nacional. Ayúdanos a entrar en la armonía e ilumínanos para que no sea la desgracia la única acción cooperativa. Llévanos con tu misterio hacia una pasión que no parta los huesos y no nos deje en silencio mirando un bandoneón sobre una silla”.

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(0)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga


Hoy, Ceferino Namuncurá

El 26 de agosto de 1886 nació en Chimpay Ceferino Namuncurá, hijo de Rosario Burgos y del cacique Manuel Namuncurá. En 1897, en desacuerdo con los ancianos de la tribu, su padre (que había ascendido a coronel del ejército) lo envía a Buenos Aires para que estudiara.
Ceferino ingresó a la Escuela de Mecánica de la Armada, donde se le concedió una beca para que estudiara. En ese colegio Ceferino sólo recibió burlas y rechazo y entonces es cambiado, por sugerencia del ex presidente Sáenz Peña, al colegio de los salesianos Pío IX. Allí compartió clases con un compañero llamado Carlos Gardel. De a poco Ceferino demostró interés por la vida religiosa, despertando su vocación de sacerdote y misionero. Cuando le preguntaba por qué estudiaba tanto religión, él respondía: Porque cuando llegue a ser grande quiero enseñarla a mi tribu.
En el cuarto año de su estadía en Buenos Aires, Ceferino comenzó a experimentar una tos insistente y rebelde a todo cuidado, que le atacaba los pulmones. Por eso fue trasladado a Viedma, donde Ceferino disfrutaba de un clima más parecido al de Chimpay, su tierra natal. Sin embargo, fue en vano: la tuberculosis había atacado irremediablemente sus pulmones. Debió interrumpir sus estudios y guardar cama.
En abril de 1904, viaja a Roma con monseñor Cagliero, donde conoce al Papa Pío X, que se interesa por aquel joven araucano. El Papa conversa larga y afectuosamente con él como si fuera un viejo amigo. En la primavera de1905 la tos adquiere una intensidad impresionante.
Su vida se apaga, como se apaga un candil que ha consumido su aceite con el fin de iluminar, la mañana del 11 de mayo de 1905. Algunos días después, el Padre Valentín Bonetti recibió al gran cacique Manuel Namuncurá y le comunicó la noticia del deceso. El viejo cacique se sentó y lloró. La mejor y más lozana flor del viejo tronco se había marchitado.
Más sobre Ceferino acá, acá, acá y acá

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(0)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga

Hoy: La Difunta Correa.

María Antonia Deolinda Correa era la esposa de un soldado reclutado, a la fuerza, para las montoneras de Facundo Quiroga. Desesperada porque su esposo iba enfermo, tomó a su hijo y siguió las huellas de la montonera. Luego de mucho caminar, al borde de sus fuerzas, sedienta y agotada, se dejó caer en la cima de un pequeño cerro. Unos arrieros que pasaron luego por la zona, al ver animales de carroña que revoloteaban se acercaron al cerro y encontraron a la madre muerta y al niño aún con vida, amamantándose de sus pechos. Recogieron al niño, y dieron sepultura a la madre en las proximidades del Cementerio Vallecito, en la cuesta de la sierra Pie de Palo.
De boca en boca creció la historia del martirio, muerte, y poder de aquella mujer capaz de prolongar la vida más allá de la muerte. Actualmente existe un gigantesco santuario dedicado a la Difunta, donde la gente, en especial los viajeros, que dejan repuestos de vehículos , coronas, flores de papel, vestidos de novia, patentes y un sinfín de objetos. El más común es una botella de agua, para aliviar la sed de la Difunta. Botellas similares se pueden ver al costado de casi todas las rutas argentinas.
Más info acerca de la Difunta Correa aquí & aquí. El googlemaps del santuario de la Difunta, donde supuestamente fue sepultada, puede consultarse acá.

Secciones: Santos Argentinos

Compartir:

(0)

Santos Argentinos

Publicado por Capitán Intriga

Hoy: El Gauchito Gil

Antonio Gil Nuñez, nació en la provincia de Corrientes, en la zona de Pay Ubre en el año 1847. En su juventud se enamoró de una joven viuda que era pretendida por el comisario del pueblo. El policía, despechado porque la viuda lo rechazaba, comenzó a perseguir a Antonio Gil, acechándolo. En una pelea fiera, en una pulpería, el Gaucho Gil le perdonó la vida. Sin embargo, en vez de gratitud, recibió más hostigamiento de la autoridad y Antonio Gil debió huir del pueblo.
Luego de pelear cinco años en la Guerra de la Triple Alianza, Gil se negó a integrar el ejército federal de lucha contra los unitarios, en en desacuerdo con los enfrentamientos internos del país. Se convirtió en un desertor y junto a dos compañeros comenzó una vida errante, huyendo permanentemente de la autoridad.
Casi un año después, una partida militar lo encontró dormido bajo la sombra de unos espinillos y lo atrapó. Los soldados lo tiraron al suelo, le ataron los pies con una soga larga y lo colgaron de un algarrobo cabeza abajo. Fue colgado así para evitar los supuestos poderes hipnóticos que tenía y para que no influyera el payé de San la Muerte que tenía colgado al cuello. Sus últimas palabras fueron dirigidas al soldado que iba a degollarlo:
Cuando vuelvas a tu casa, encontrarás a tu hijo muy enfermo pero si mi sangre llega a Dios, juro que volveré en favores para mi pueblo.
El soldado le cortó el cuello. Cuando, varios días después volvió a su casa, se encontró con su esposa desesperada porque su único hijo estaba muy enfermo. En ese instante recordó las palabras de Gil. Entonces volvió al lugar donde lo habían matado, enterró el cuerpo, puso una cruz de espinillo (algunos dicen que de ñandubay) y le rogó al Gauchito por su hijo. Cuando volvió a su casa al amanecer encontró a su niño sano. Al poco tiempo la gente comenzó a visitar el algarrobo y la tumba, dejando votos y velas encendidas.
El dueño del campo, de apellido Speroni, al ver el peligro que significaban las velas encendidas en el campo, hizo trasladar la tumba al cementerio de Mercedes, pero al poco tiempo cayó gravemente enfermo con un mal que degeneró en locura. Los médicos lo desahuciaron y él, en un momento de lucidez, prometió que si el gauchito lo sacaba de la cruel y desconocida enfermedad, le haría un monumento fúnebre. Instantáneamente fue curado. Edificó un pequeño santuario de piedra que aún hoy existe.
Conocé más del Gauchito leyendo acá, acá y acá.

Secciones: Santos Argentinos

Compartir: