Captura de pantalla 2015-11-17 a la(s) 10.01.02

Cocinando con bolsas para horno

Aunque todos acá saben que me encanta comer rico y bien, eso no significa necesariamente que yo sepa cocinar bien. De hecho, soy bastante tosco. Es por eso que me puso muy contento mi último descubrimiento culinario: las bolsas para horno de Knorr.

Es tan fácil armar una rica cena o un buen almuerzo, que armé este paso a paso con fotos.

Todo lo que necesitás es la carne y la bolsa para horno, nada más. No precisás ningún otro condimento extra (ni sal ni pimienta!), es maravilloso:

Adentro del pack de Knorr viene la bolsita doblada, con un sticker y una tirita para cerrar fácil:

La desplegás y te queda así:

Ahí adentro metés el pollo -yo usé tres pechugas que le compré al carnicero- y el polvito que trae:

Así, lo metés al horno (sí o sí, no vale microondas) a fuego bajo (180) por una hora:

Y te queda así:

Cortás con cuidado porque el vapor que sale puede quemarte y ¡voilá!

Una cosa piola que aprendí compartiendo la receta en Twitter: el tipo de carne para cada bolsa es una simple sugerencia. Si te gustó un sabor, podés combinarla con carne, pescado, cerdo o pollo, no hay problemas. Y si sos vegetariano, también podés utilizarlo con la verdura, queda genial.

Comparte este post

Sin Comentarios

Agrega el Tuyo