¿El metal hace explotar el microondas?

Yo no sé ustedes, pero yo viví todos estos años en la Tierra con el firme propósito de jamás meter algo con superficie metálica en el microondas, creyendo que eso podía terminar con mi vida. Sin embargo, nunca me detuve a pensar en si esto tenía asidero científico o no. Así que me puse a investigar.

Un horno microondas funciona con micro-ondas (ahora entienden su nombre) que calientan la comida o líquidos de una manera rápida. Pero estas ondas en contacto con el metal producen corrientes eléctricas, como si fuese un espejo. Los electrones de su superficie utilizarán la energía que no reflejan para moverse a través de todo el objeto y -dependiendo del tamaño y forma de dicho objeto- este tenderá a quebrarse o hasta incendiarse.

Así, si la superficie es extensa y finita, como el papel de aluminio con el que se protegen los alimentos, las corrientes eléctricas inducidas son los suficientemente fuertes como para hacer que se fundan o se evaporen en una pequeña explosión. En cambio, si las superficies metálicas tienen puntas, pueden producir chispas eléctricas que saltan por el aire y llegan a producir pequeños incendios.

A pesar de esto, si los metales que metemos en el horno son grandes piezas sólidas sin bordes puntiagudos, realmente no sucede nada porque estos objetos se limitan a reflejar las microondas, calentándose parcialmente el alimento.

Un besito a Jennifer Lawrence:

fuente

Comparte este post

Sin Comentarios

Agrega el Tuyo