El inventor de los pop-ups está arrepentido

En el infierno existen algunos lugares ya asignados para los pioneros de la web: está la habitación para el que creó páginas con sonidos automáticos, la parcela para el que oculta el botón de download entre mil banners y el sitio para los que titulan con preguntas y ponen un link extra para la respuesta.

Pero parece que un lugar se desocupará: el inventor de los pop-ups se disculpó por su creación. Ethan Zuckerman, el programador responsable de haber creado una de las formas más terribles de la publicidad online, hoy reniega de su hijo más famoso: “Lo siento, nuestra intención era buena”.

No sabemos si creerle, pero las ventanas emergentes en el navegador saltan a nuestra vista en cada click en portales de noticias y web pedorras. Todo comenzó dos décadas atrás, cuando Zuckerman tuvo una idea que creyó que era buena:


“Al final, nuestro modelo de negocio era la publicidad, analizar las páginas de inicio de los usuarios para orientar mejor los anuncios que les dirigíamos. En el camino acabamos creando una de las herramientas más odiadas de la publicidad online: el pop-up.
El pop-up nació como una manera de vincular el anuncio a la página del cliente sin que el anuncio apareciera directamente en la página. Esta era una preocupación constante de algunos clientes, que no siempre querían asociar el contenido de un banner a sus propios contenidos. Se nos ocurrió la idea de separar el anuncio en una ventana aparte cuando una conocida marca de automóviles descubrió un banner promocionando el sexo anal en su web. Escribí el código para que el anuncio se ejecutara en una ventana aparte. Lo siento, nuestra intención era buena”

Ethan: la próxima pensalo dos veces

Comparte este post

1 comment

Agrega el Tuyo

Post a new comment