Viejitos testarudos: rechazó millones de dólares por su casa y ahora tiene shopping que la rodea

En algunos casos, la vejez te vuelve algo testarudo: Edith Macefield tenía 84 años y era la propietaria esta casa cuando se anunció que un mega edificio se instalaría en el barrio. La construcción cambiaría completamente el aspecto y la dinámica del lugar, comprando y destruyendo todas las viejas viviendas.

Sin embargo, Edith no quería vender su propiedad por ningún motivo. La constructora le ofreció 1 millón de dólares, pero no quiso saber nada. Cuando le preguntaron por qué no quería vender su casa a pesar de la oferta, Edith le contestó: “Yo no quiero mudarme. No necesito el dinero. El dinero no significa nada para mí. Esta es mi casa. Mi madre murió aquí, en este mismo sofá. Regresé a Estados Unidos desde Inglaterra para cuidar de ella. Me hizo prometer que la iba a dejar morir en casa y no en una residencia. Cumplí mi promesa y es aquí donde quiero morir, en mi propia casa, en este sofá”. ¡Qué testaruda por dios!

Muchos dicen que la historia de Edith, que se volvió muy popular a comienzos del siglo XXI, inspiró a Pixar para el inicio de “Up”. El film es de 2009 pero su musa inspiradora no pudo verlo porque murió de cáncer de páncreas un año antes.

Al parecer ella no era ninguna zonza: aseguró haber sido reclutada por la inteligencia británica como estudiante de música y enviada a Alemania para espiar a los nazis.

fuente

Comparte este post

Sin Comentarios

Agrega el Tuyo