¡Querida! ¡Hitler invadió nuestro árbol de navidad!

¡Mamita! Un museo alemán inauguró una muestra en la que recuerda cómo se celebraba la Navidad en la Alemania Nazi. La exhibición, que se puede ver en la ciudad de Ulm, se llama “Decorado” y recorre los árboles que se arman el 8 de diciembre en distintos momentos totalitarios.

Así, las clásicas estrellas que coronan los pinos son reemplazadas por águilas nazis, esvásticas y por caritas de Adolf Hitler.

Según el blog Estudio de Hitler (llegué gugleando para este post, lo juro), Adolf odiaba la Navidad no le gustaba especialmente. De hecho, poco antes de la toma de poder, cayó en una típica depresión de fin de año.

Según John Toland, Hitler confesó a uno de sus ayudantes que no soportaba los adornos navideños, ya que su madre murió cerca de un árbol de Navidad iluminado. El Führer le escribió a Frau Wagner: “He renunciado a toda esperanza; nada bueno saldrá de mis sueños. Tan pronto como tenga la seguridad de que todo está perdido, usted sabe lo que haré. Siempre he estado decidido a hacerlo. No puedo aceptar la derrota. Seré fiel a mi palabra y pondré fin a mi vida con una bala”

Quizás es por eso que el nazismo quiso “robar la Navidad” y exigió borrar toda imagen del Niño Jesús, judío, de pesebres e ilustraciones, reemplazándolo por iconografía del III Reich. Así se la celebró en 1941:

Comparte este post

1 comment

Agrega el Tuyo

Post a new comment