Bebidas y autos: historia del portavaso

¿Qué vino primero? ¿Las ganas de tener un auto o las ganas de viajar cómodo? ¡Quién sabe! Lo cierto es que en trayectos largos, no hay nada como tomar un rico café, un jugo o una gaseosa. Pero no siempre los automóviles fueron gentiles con nuestras necesidades. Esta es la historia del portavaso.

En los primeros años 20, el Ford T era un santuario masculino, con espacio para llevar ropa, accesorio y bebidas para el hombre, quien era el dueño natural de tamaña máquina. Pero a la hora de refrescarse, debía apelar a inventos como este:

Para la década del 50, las cosas habían cambiado y ya toda la familia andaba en auto, un objeto convertido sin querer en una salida en sí misma. Sin embargo, la proliferación de autocines drive-thru impulsaron la creación de mini estaciones de snacks como estas:

En 1955 un tal Clyde W. Morgan patentó esta guantera con lugar para dos cómodos vasos y una coctelera. El primer modelo en traerla fue un Chevy:

En los años siguientes la idea se consolidó y aparecieron varios accesorios para transportar bebida y comida en el auto sin temor a un derrame. Recién en 1984 un automóvil trajo un portavaso de fábrica. Fue la minivan Chrysler:

Las cosas cambiaron en 1992, con el famoso caso de Stella Liebeck. Si sos muy joven para recordarlo, te lo cuento: esta anciana de 79 años compró un café en un AutoMac de Estados Unidos, mientras estaba sentada en el asiento de acompañante de su hijo. Puso el vaso entre sus rodillas y, al querer sacar la tapa, derramó todo el negro líquido sobre sus piernas, obteniendo quemaduras de tercer grado en muslos, nalgas e ingles.

La pobre Liebeck debió someterse a operaciones con injertos de piel, perdió 9 kilos en sus ocho días de internación y gastó 20.000 dólares. McDonalds sólo le ofreció 800, por lo que lo llevó a juicio, demostró que el café que vendían estaba demasiado caliente y ganó una compensanción de 600.000 dólares. Desde entonces el café viene más frío (antes estaba a 90 grados) y con varias advertencias.

Ya saben, chicos: nada de bebidas muy calientes al conducir. Mejor gaseosa, agua o jugo.

Comparte este post

Sin Comentarios

Agrega el Tuyo