Un bosque con forma de svástica… sólo en la Alemania nazi

En 1938 un empresario simpatizante nazi le quiso hacer un regalo al führer Adolf Hitler en su cumple número 49. La idea fue ingeniosa: sembró alerces en medio de un pinar. Así, durante unas pocas semanas cada año, en otoño y primavera, el color de las hojas de los alerces cambia del verde a un amarillo intenso. Esto genera un contraste muy fuerte, que permite ver la imagen de una gigantesca esvástica nazi.

Según cuentan en Wikipedia, la corta duración del efecto visual y el hecho de que la imagen solo podía ser vista desde el aire hizo que la esvástica del bosque pasara desapercibida tras la caída del III Reich y por muchas décadas. Recién en 1992 se la descubrió, cuando el gobierno de la Alemania reunificada ordenó un examen aéreo de los territorios de propiedad estatal, incluyendo las zonas rurales de la antigua RDA. Las fotografías fueron examinadas por estudiantes forestales, que inmediatamente reconocieron el diseño.

Preocupados por la mala prensa y la posibilidad que el área se convertiese en un sitio de peregrinaciones neonazis, las autoridades del Estado federado de Brandeburgo trataron de destruir el símbolo arrancando 43 de los 100 alerces en 1995. Además, la legislación penal alemana prohíbe la exhibición de símbolos nazis en lugares públicos.

fuente / fuente / vía

Comparte este post

1 comment

Agrega el Tuyo

Post a new comment