¿Por qué dicen que romper un espejo trae siete años de mala suerte?

De todas las cosas que según el saber popular traen mala suerte -pasar por debajo de una escalera, pasar la sal de mano en mano, nombrar a la cantante con apodo de fenómeno climático- una de las más conocidas es evitar romper un espejo porque, parece, implica siete años de desgracias.

Hay varias versiones de cuál podría ser el origen de este mal augurio. En Grecia, por ejemplo, la rotura del espejo en plena sesiones de craptomancia preanunciaba la muerte. Y para muchas culturas, en especial la romana en los primeros siglos después de Cristo, el reflejo en el espejo representaba el alma de quien los utilizaba y por lo tanto, en consecuencia, romperlo equivalía a poner esa vida en peligro.

Una versión un poco más materialista del asunto señala que los espejos eran muy caros, porque originalmente estaban recubiertos por una lámina de plata, sólo se fabricaban en Venecia y eran carísimos. Entonces la mala suerte de romper un espejo es que hay que comprar otro.

fuente

Comparte este post

1 comment

Agrega el Tuyo
  1. Mariana 23 noviembre, 2011 at 11:27

    Hola capi! Una versión que yo había escuchado por ahí era que en la época de la revolución industrial, un espejo costaba el equivalente a 7 años de sueldo de un obrero. De ahí los 7 años de mala suerte. Aunque, a menos que no comiera durante 7 años, probablemente debía ahorrar durante mucho más tiempo para comprarlo, si es que podía ahorrar. Tampoco entendí nunca porqué esta historia se sitúa en la época de la revolución industrial. Supongo que es de veracidad dudosa.

Post a new comment