AvivaGiles: ¿Cómo surgió el tenedor?

Aunque hoy nos cuesta imaginar nuestras comidas sin él, el tenedor llegó hacer relativamente poco a las mesas occidentales. Según estuve gugleando, el origen del utensilio se remonta hasta el siglo XI, cuando apareció como un pincho de un solo diente que mandó fabricar Teodora, la Princesa Bizantina hija del Emperador Constantino Ducas.

La idea de Teodora era poder contar con una herramienta para llevarse los alimentos a la boca sin necesidad de tener que utilizar las manos. En sus primeros años de vida el tenedor sufrió un rechazo generalizado, en la mayor parte de los casos por la falta de pericia de quienes lo utilizaban.

Al parecer los que lo utilizaban se lastimaban la lengua, las encías y los labios. San Pedro de Damián, incluso, lo llamó “instrumento diabólico” e intentó que fuera abolido.

El Rey Enrique III de Francia años después pidió que le fabricaran algo similar, pero con dos dientes y un mango más amplio. A finales del siglo XVIII, por su parte, el historiador británico Thomas Coyat relató que en Italia el utensilio era muy popular. Interesado por la posibilidad de evitar el contagio de algunas enfermedades, Coyat regresa a su país con esta costumbre. Pero no fue hasta entrado el siglo XIX que el tenedor, tal como lo conocemos, se expandió en casi todos las mesas.

En 1907, incluso, se intentó imponer el Estados Unidos el Spork (spoon + fork), que en teoría tiene las propiedades de retención de líquido y la pala de una cuchara junto con la capacidad para pinchar alimentos del tenedor. Sin embargo, la parte de la cuchara era demasiado pequeña como para mantener una aceptable cantidad de sopa y en cuanto al tenedor tenía dientes muy cortos y regordetes para penetrar adecuadamente en la carne. Por eso el Spork nunca funcionó.

La historia del Spork según publicó Foodiggity.com.

Comparte este post

3 comments

Agrega el Tuyo
  1. soleonline 18 octubre, 2011 at 01:05

    Interesante!! Me imagino lenguas agujereadas por el mal uso del tenedor primitivo. Origenes del piercing!!

  2. Adrian 31 octubre, 2011 at 15:47

    Yo odio los sporks esos. Siguen metiendolos en las fiestas informales cuando hay tortas heladas o ensalada de papas. Esta en mi lista de las top10 boludeces yankies precisamente justo debajo de la potato salad.

Post a new comment