Epecuén, la ciudad que se tragó el agua

En el tour que hicimos recorriendo la obra del Arquitecto Salamone, tuvimos tiempo de ir a uno de los sitios más raros que yo visité hasta ahora. Se trata de Villa Epecuén, un lugar que supo ser un gran polo turístico gracias a las aguas termales y salinas de las diferentes lagunas de la región. Con buena infraestructura y mucho empuje, el pueblito picó alto en sus ambiciones y quiso incluso pelearle la corona de destino estival a Mar del Plata y la Costa Atlántica.

Pero en noviembre de 1985 el agua rompió el terraplén de piedra y tierra que protegía al lugar y la localidad se inundó. En menos de un año había 4 metros de agua en sus calles y para la década del 90 más de diez. Todos los vecinos debieron abandonar sus casas, sus negocios y sus tierras y se fueron mudando a donde podían. Todavía hay mucha polémica alrededor de las causas de la inundación, ya que algunos creen que hubo alertas concretas que fueron desoídas para no alarmar y perder turistas.

Desde hace un tiempo el agua cedió y hoy se puede recorrer cómo quedó el lugar. Como el nivel de sal es muy alto, todo tiene una capa blanca y casi no hay vegetación (ni animales). El sitio -que se puede ver en los últimos capítulos de Casi Ángeles y en los videoclips de Los Tipitos, El Mató, Dante y Dani Umpi– me impactó mucho, porque es raro caminar por esas calles abandonadas.

Yo filmé este videíto con tintes apocalípticos y en La Nación @mgiambar armó una linda nota.

La foto es de acá

Comparte este post

4 comments

Agrega el Tuyo
  1. Ana 17 mayo, 2011 at 00:27

    En el 2004 fui con mi familia al Carhué Rock, y, al estar a 7km, no pudimos dejar de ir a Villa Epecuén. Me pasó algo que supongo que será parecido a lo que te pasó a vos: sentí una gran desolación, curiosidad por saber qué habría sido de los que habían vivido ahí, un poco de miedo quizás (¡no me gustaría estar ahí sola de noche!). Como que de cualquier casa iba a salir el fantasma correspondiente, probablemente con una escoba en la mano para barrer la vereda, o con el mate listo. Una ciudad detenida. Escalofríos.
    No sé, me hiciste acordar.

    Ah! El Carhué Rock fue muy bizarro! Vimos a Babasónicos tocar dentro de una pileta enorme (vacía), para un público de entre 14 y 75 años. Lo jóvenes hacían pogo donde mínimamente diera. Los viejos se llevaron sus sillitas playeras y se sentaron en el fondo, a horrorizarse con las letras de los temas. Muy loco todo.

  2. Walterio 17 mayo, 2011 at 00:58

    A Miramar, Córdoba le pasó algo muy parecido y en la misma década con la expansión de la Laguna Mar Chiquita o Mar de Ansenuza, pero el destino fue otro porque un pequeño sector de la ciudad se salvó y todo lo que quedó inundado fue implosionado para recuperar el horizonte limpio de ruinas (Salvo el hotel Viena que carga una historia misteriosa y la torre del Hotel Copacabana). Aún así la alternancia de los ciclos de sequía hace que por estos días, los restos de hoteles casas y calles pueden transitarse con la misma sensación de desolación que parece tener Villa Epecuén.

  3. Bel 17 mayo, 2011 at 11:41

    A pesar de que fui un par de veces a Carhué no tuve oportunidad de ir a Epecuén ,pero con este video quiero ir a ver ya!

    También escuché que hace un par de años ( varios años) se podían ver ataudes rotos flotando,muuuuy escalofriante!

Post a new comment