Ya probaste el chiquito, ahora…

Uf. Desde hace días me vengo olvidando de contarles algo. Algún tiempo atrás, la gente de Cadbury fue muy gentil y generosa y me envió a casa -BTW, no sé cómo tienen la dirección de mi casa y no les puedo explicar la cara de la portera al recibir una caja que decía “Capitán Intriga” en el remitente- con golosinas.
En realidad se trataba del flamante Alfajor Triple de Mantecol, que estaba por salir al mercado pero que necesitaba mi aprobación final. Los de Cadbury se toman todo muy en serio y como saben que organicé hace un par de años el Mundial de Alfajores, creyeron que mi opinión era revelante.
Como digno sommelier de estas delicias argentinas, le hice honor a tan alto título y me tomé en serio el trabajo de degustar con cuidado la novísima golosina.

Temo no estar equivocado al afirmar que este alfajor es el equivalente de maxikiosco de la Super Sopa de Chiche Duhalde. Que haya un alfajor relleno de mantecol ya es una bomba, pero que sea un alfajor triple convierte a este dulce en un arma de destrucción masiva. Es algo muy impresionante a la vista. Para que se den una idea, agarré un Pitufo que tenía a mano y lo comparé:

Como verán, se trata de un Señor Alfajor. Es ideal para ese tipo de hambre que nos agarra en medio de la tarde después de cancherear haciéndonos los light en el almuerzo o para acompañar un café en casa en una cena con amigos. Y también para el bajón, claro.

Por supuesto, aprobé este imponente alfajor
y es así como hoy está en todos los kioskos del país

Comparte este post

Sin Comentarios

Agrega el Tuyo