Guía Intriga para conocer todo sobre "El amor después del amor"

Está pasando algo raro con Fito Páez. De golpe está en todo lados, ¿no lo notaron? Esta semana salió “No sé si es Baires o Madrid”, un CD/DVD en vivo, pero independientemente de eso yo estoy pasando una etapa muy intensa de escuchar mucho “El amor después del amor” y “Circo Beat”. Los bajé hace unas semanas y me di cuenta que me acuerdo de memoria todas las letras y los arreglos de las canciones… ¡son mi adolescencia pura! Les aseguro que incluso siento olores específicos de Costa Esperanza con algunas de sus notas.
Como Tina me pasó dos biografías de Páez -una oficial, la otra no tanto- me puse al día con este discazo y ahora les presento (trompetas), ¡La Guía Intriga para conocer todo sobre “El amor después del amor”!

¿Qué? ¿De qué disco hablás?

De “El amor después del amor”, una producción impecable de Páez de 1992. Se trata del octavo disco de su carrera. ¿Lo ubicás? El que tiene una tapa muy fea en la que se ve a Páez con unas kriptonitas.

¡Ahhh! Sí, sí, sí ahora lo ubico, ¿por qué es tan importante?

Básicamente, porque la placa mantiene el récord de ventas en la Argentina, con 750 mil unidades contabilizadas hasta finales de los 90. Hoy no hay cifras ciertas, pero algunos se aventuran a decir que el álbum que superó con holgura el millón de copias.
Además, la placa consagró al rosarino narigón en todo el continente y desde entonces alcanzó una popularidad que pocos tenían. Con “El amor después…” ganó en las encuestas del Sí de Clarín y el No de Página 12 de 1992, además de premios en el país y afuera.
“El amor después del amor” es, a su vez, un verdadero dream team de intérpretes como nunca más se vio, con todas las estrellas del rock de su momento.

Además, es disco argentino con más cortes de difusión: once en total

¿Quienes aparecen?

Sin repetir y sin soplar: Mercedes Sosa, Luis Alberto Spinetta, Charly García, Andrés Calamaro, Fabiana Cantilo, Celeste Carballo, Claudia Puyo, Fabián Gallardo, Osvaldo Fattorusso, Daniel Melingo, Ariel Roth y el Chango Farías Gómez. Creo que me estoy olvidando de algunos.

¿Es un disco “conceptual”?

En un sentido estricto, no. Pero si uno lo escucha con buena oreja, se ve claramente que se trata de un disco sobre el fin de un gran amor (el de Fabi Cantilo) y el comienzo de uno mayor (el de Cecilia Roth).

¿Cuáles son los significados de los temas?
Recopilando lo que saqué de varias fuentes (espero correcciones y ayudas en los comments):

El amor después del amor“: En su primer caso, “amor” señala a Fabiana Cantilo. En el segundo, a Cecilia Roth. Páez tenía listo el tema -con una base loopeada infrecuente en sus trabajos anteriores- y estaba en España por irse a buscar a Londres a una negra que le haga unos adlibs pulentas cuando se topó en un recital de Los Rodriguez a Claudia Puyó y ahí nació una de las alianzas claves para entender a este disco y a “Circo Beat”.

Dos días en la vida“: La primera de las canciones inspiradas por una película. En este caso, “Thelma y Louise”. En el tema se puede seguir casi toda la trama del filme, con voces de Cantilo y Celeste Carballo. Personalmente creo que el hecho de que diga “mécsico” en vez de “méjico” suma mucho, lo mismo la frase “¿Sabías? Tu chico vio MTV”
Video (no oficial pero divertido)

La Verónica“: Otra canción sobre el cine. Específicamente, sobre el rodaje de una peli en Europa y lo que sucede con la actriz que interpreta a Verónica en una versión rara de la Pasión de Cristo.

Tráfico por Katmandú“: Un tema super intenso y lleno de referencias cruzadas. Fue usado como cortina del programa “Desde adentro” de Canal Trece

Pétalo de sal“: La canción más “spinatteana” del álbum, una linda metáfora sobre un amor que no puede ser. Cuenta con voz y guitarra de “El Flaco”, quien nunca ocultó buena onda con Páez.

Sasha, Sissí y el círculo de baba“: Conceptual y oscura, es un clásico interno de Páez por usar el lenguaje narrativo del cine en una peli. La clave acá está en la leyenda que circula en el Norte del país que asegura que las víboras son retenidas dentro de un círculo de baba que hacen los sapos mientras duermen y que, incapaces de cruzar el circulo, mueren de hambre .
Video (dirigido por Aristarain)

Un vestido y un amor“: Para muchos, una de las mejores canciones del rock nacional. Dedicada 100% a Cecilia Roth, tiene infinidad de versiones, como la de Caetano Veloso, Adriana Varela, Mercedes Sosa, Ana Belén… y siguen las firmas

Tumbas de la gloria“: Una de las primeras composiciones hechas para el disco. Parece que cuando Fito conoció a la Roth en España (“fumabas unos chinos en Maaaaadrid“) ella terminó esa noche con su walkman, en el que tenía el demo del tema. Cuando lo escuchó, la ruluda se prometió a sí misma: “Tengo que salir con la persona que escribió esto”. Y cumplió.

La rueda mágica“: Hablando de dream teams: Fito, Charly y Calamaro en la única canción de todo el álbum que no tiene letra y música sólo de Páez, ya que él le dejó a Charly el espacio para que compusiera su estrofa. Lo hizo en dos patadas.
BTW, la relación entre ambos es algo extraña, empezaron amándose pero se les interpuso el amor de Cantilo en el medio y todo se embarró. Hay muchas anécdotas de amores y odios, pero ambos se respetan

Creo“: A mí entender, una perlita a la que no siempre se le da bolilla. No sé mucho más.

Detrás del muro de los lamentos“: Tampoco sé mucho de esta canción y la verdad es que la skipeo cuando escucho el disco. Aparece Mercedes Sosa, en el inicio de una relación muy buena y fructífera con el rosarino.

La balada de Donna Helena“: El tema -que estaba escrito desde “Tercer Mundo” pero dormía cajoneado- sirvió para que Páez se animara a dirigir por primera vez, con un mediometraje de muchas peluchitas que financió Página/12 y que tenía una secuela planeada con guión de Jorge Lanata (!). El elenco del filme fue Cecilia Roth, Susú Pecoraro, Alejandro Urdapilleta, Dario Grandinetti, Lito Cruz, Eusebio Poncela y María Luisa Bemberg.

Brillante sobre el mic“: Un temazo, con el que entré a la ceremonia de entrega de diplomas de séptimo grado (¿cliché yi?). Habla del verdadero amor.

A rodar mi vida“: Se convirtió en un clásico de Fito, un tema muy arriba y que anticipa el espíritu más alegre de “Circo Beat”. Era la cortina de “Canto rodado” en Canal Trece, de donde salió Facundo Arana.

Comparte este post

2 comments

Agrega el Tuyo
  1. Beto 9 septiembre, 2015 at 19:18

    Muy buena nota, loco.
    Se me ha hecho bastante antipático Fito últimamente, pero es innegable lo pedazo de obra maestra que es este disco.
    En materia de rock nacional, solo superado por Artaud.
    Suerte!!!

Post a new comment